La magia del Celsius 232

Mi experiencia en el Celsius 232

El Celsius 232 es un festival de fantasía, terror y ciencia ficción que debe su nombre a la novela de Ray Bradbury: Farenheit 451. Se celebra todos los veranos en la ciudad de Avilés, este año entre el 11 y el 14 de Julio, y personalmente le tengo un especial cariño.

 

Mi primera contacto con el Celsius 232

Aunque el festival comenzó a celebrarse desde el año 2012, yo lo descubrí sobre el verano del 2015 cuando fui a cubrir el evento mientras trabajaba en una escuela de operadores de cámara de vídeo.

A mi siempre me a gustado leer y escribir, además por aquel entonces ya había llegado a la conclusión de que me gustaría ser escritor, por lo que vi en aquel lugar me fascinó por completo. Me encanto llegar al lugar y ver todos esos puestos con libros que no conocía y todo ese merchandaising que incluía una buena selección de Minions. Pero me gustó aún más ver las conferencias y escuchar a varios escritores hablando de sus experiencias. Fue realmente algo mágico.

Realmente no pude llegar a ver mucho pero salí del Celsius 232 con entusiasmo y con fuerzas renovadas para fantasear con un sueño que aún no me sentía preparado para realizar y que aunque ya pensaba en eso estaba lejos de sentirlo como algo real.

La magia del Celsius 232
Imagen de El comercio donde se muestra el Celsius

Redescubriendo el Celsius 232

Ese año no volví al Celsius y al año siguiente estaba de viaje en Jaén así que no regrese al festival hasta dos años después; fue ahí donde descubrí la verdadera importancia de este evento y toda la trascendencia que realmente tenía pues hasta entonces pensaba que era un evento pequeño dedicado a la literatura que se celebraba en Avilés. Nada más lejos de la realidad.

Desde el momento en que tuve el programa entre mis manos tuve claro que no traían solo a un par de invitados, si no que traían a muchos escritores de gran renombre como Joe Abercrombie y Joe Hill que están dispuestos a viajar hasta Avilés para disfrutar de este gran  festival con sus fans.

En aquel entonces no estaba muy metido en el mundo de la literatura por lo que no conocía a la gran mayoría de las personas que asistieron pero fue realmente mágico tener el programa entre las manos y pasear por los puestos de libros que no conocía pero que con solo ver las portadas deban muchas ganas de leer.

Esos puestos no están al azar si no que cada uno corresponde a una editorial diferente dispuesta a dar a conocer las obras que publican. Fue realmente lindo conocer el trabajo que desempeñan en sus propias palabras y eso sin mencionar cuando los autores estaban ahí presentes para firmar sus obras. No hay que decir que me lleve unas cuantas novelas autografiadas entre ellas la exitosa Monstruo busca monstruo de DianaDev o la primera parte de Historias de la tierra incontable de Házael González o La marca del guerrero de T. F. Famux. 

Este año ya pude asistir a más conferencias que la primera vez, a muchas de ellas en realidad, siguió siendo fascinante seguir escuchando hablar de los libros y las experiencias de escribirlos. Algunos me gustaron tanto que salí corriendo a comprarlos como en el caso de la antología Quasar de Nowevolution o De las ciudades vuestras tumbas de Víctor Conde

 

La magia del Celsius 232
El Celsius 232. Imagen de la Nueva España

Una gran fuente de inspiración

Salí del Celsius 232 con entusiasmo y una buena colección de libros que aún me estoy leyendo un año después. Pero lo verdaderamente importante fue el efecto que tuvo en mí tiempo después. Gracias a la experiencia vívida en el Celsius 232, lo que en principio era el sueño lejano de ser escritor comenzó a materializarse como algo real.

Eso me llevó a meterme mucho más en el mundo de la literatura siguiendo a booktubers que me gustaron mucho como Martitara y Javier Ruescas , de quién aún no leí realmente nada pero que estoy deseando hacerlo cada vez que veo uno de sus vídeos.

También me llevó a unirme a un curso de marketing online para promocionarme como escritor en el que termine de recoger las enseñanzas y el valor suficiente para crear este blog en el que ahora escribo esta entrada. Se podría decir que este blog no existiría si no hubiera asistido al Celsius 2017, razón por la que tengo un gran cariño a este festival.

Por lo que si estáis por Avilés no olvidéis pasaros por el Celsius 232 de este año que ya a empezado este miércoles y durará hasta este sabado. Si lo hacéis terminaréis con una gran experiencia que recordar por mucho tiempo. Si estáis fuera no os preocupéis porque podréis visitarlo el próximo año.

¿Conocíais ya el Celsius 232? ¿Cuáles son vuestras experiencias en este fantástico festival dedicado a la literatura? Puedes contarme todo lo que desees sobre el Celsius y darme tu opinión sobre este post en los comentarios. 

Aquí dejo el link a la página del festival: https://celsius232.es

Si deseas desear uno de mis relatos aquí tienes el primero que he subido a este blog: https://wp.me/p9VjZM-1r

¿Puede The walking dead sobrevivir sin Rick Grimes?

La importancia del protagonista

Últimamente existe un fuerte rumor que trae de cabeza a los fans de la serie de zombies: The walking dead; la posible muerte de su protagonista, Rick Grimes, en la novena temporada.

No es la primera vez que este tipo de rumores son difundidos entre los fans, en temporadas anteriores ya se decía que Andrew Lincoln, actor que interpreta a Rick, dejaría la serie por agotamiento o para dedicarle más tiempo a su familia.

Pero esta vez el rumor a trascendido más allá de los fans llegando a ser publicada por numerosos foros, blogs y medios de comunicación dedicados al entretenimiento.Incluso a sido prácticamente confirmado con la filtración de un capítulo por parte de The Spoilers Dead Fans, una comunidad de fans reconocida por ser muy precisa con sus filtraciones y rara vez equivocarse. Razones que dan a pensar que está vez será de verdad.

Los fans están muy compungidos y cabreados por esta pérdida, más porque el personaje que todos deseaban que hubiera tomado el testigo, su hijo Carl, ya no está en la serie.

A eso hay que añadirle que The walking dead se encuentra en uno de sus peores momentos,  con una octava temporada que es considerada como una de las peores de la serie y perdiendo cada vez más audiencia. Esto podría dejar entrever que la pérdida de su protagonista podría ser el golpe letal que le falta a la serie para terminar su andadura; ¿Pero podría sobrevivir la serie sin su protagonista principal a nivel de historia o carece de completo sentido siquiera tratar de continuar sin él?

La importancia del protagonista

El protagonista es el personaje más importante de la historia ya que sus actos son los que hacen avanzar la trama y tiende ser el foco de atención estando presente en los actos más importantes de la misma como es el caso de Rick Grimes en The walking dead. Sin el protagonista no hay historia.

Entonces ¿Porque matar al personaje más importante y que es muy querido entre los seguidores de la historia? Bueno, aunque parezca increíble sí hay casos en que se mata al protagonista a mitad de la trama para impresionar a los lectores o dar un cambio a la historia; incluso hay protagonistas que se crean solo para que al avanzar cedan su protagonismo a otros personajes. Esto se conoce como Falso protagonista y Eddar Stark de Game of thrones es un perfecto ejemplo de ello.  

La ventaja de una novela o una serie de cómics es que la muerte de todos y cada uno de los personajes es decisión creativa de su autor o autores pues solo a ellos les pertenecen los protagonistas de sus obras y solo estos autores deciden el destino de sus protagonistas. No es así en una serie. Mientras que los personajes de una novela son entes ficticias que solo existen a través de las ideas de sus creadores los personajes de una serie son interpretados por personas reales con sus propias necesidades y deseos.

Existe un sinfín de cuestiones que pueden dejarte sin el protagonista principal de tu serie favorita, desde problemas negociando los contratos a que el actor esté cansado de realizar el mismo papel durante mucho tiempo, que decida marcharse para realizar otro personaje o que el actor de problema al resto de personas que trabajan en esa serie. Muchas cosas pueden hacer que un personaje deje la serie más allá de decisiones creativas. Muchos fans se quejaron de que un personaje que permaneció mucho tiempo en el cómic dejará la historia: muchos fans se quejaron por la muerte de Andrea a pesar de ser un personaje importante en los cómics, pero muy posiblemente hubo motivos personales que hicieron que la serie perdiera ese personaje, cosas como que la actriz decidiera dejar la serie por cuestiones personales. Así que aunque Andrew Lincoln se vaya ahí que estar agradecidos por todo lo que nos dio durante estos años y comprender su situación porque lleva haciendo el mismo personaje durante ocho años de su vida y eso puede llegar a ser agotador.

Pero ¿qué supone para una serie perder a su protagonista principal? Para saberlo hay que remontarse a otras series que pasaron por la misma situación.

Las consecuencias de perder al protagonista

Embrujadas serie en la que tres hermanas brujas llamadas Prue, Piper y Phoebe  luchan contra demonios, tras terminar la tercera temporada la actriz que interpreta a Prue, Shannen Doherty se marchó pero la serie continuó dándole más responsabilidad a Piper  y trayendo a una nueva protagonista llamada Paige para completar al trío de hermanas. Estas medidas lograron salvar la serie que llegó a tener nueve temporadas, aunque no evitó que la serie sufriera una gran transformación y se sintiera como una serie diferente, sobretodo en el tono.

Una serie española que también perdió a uno de su protagonista principal fue Los hombres de Paco con la marcha de Hugo Silva que les dejó sin Lucas Fernández el personaje en el que se centraban las tramas principales de la serie mientras que el resto de personajes tenían tramas más relacionadas con el humor. Al irse no tuvieron claro que era lo que deseaban hacer y pasaron a tener puramente tramas de humor mientras las audiencias bajaban, luego a otra trama policiaca de tensión con el objetivo de resucitar la serie para finalmente cambiar completamente toda la serie en la última temporada, pasando d ser una serie policiaca de comedia a una serie de terror, para que al final terminará definitivamente. Esta serie perdió su rumbo al perder a uno de sus protagonistas.

Otro caso donde la serie pierde completo sentido fue Dos hombres y medio, una serie de dos hermanos Charlie y Allan Harper junto con el hijo de este último, Jake. Charlie Sheen que interpretaba al hermano mayor tuvo problemas con los productores razón por la que le despidieron. Consiguieron a otro actor para interpretar a un personaje que realmente no tenía nada que ver con la trama principal de la serie y desde entonces la serie careció de sentido mientras trataba de recurrir a cualquier trama con tal de estirar la serie hasta su inevitable final.

Otro ejemplo es The vampires diaries donde tras perder a Elena decidieron centrar la serie en la relación de hermanos de Stefan y Damon consiguiendo sobrevivir dos temporadas bastante diferentes a las anteriores.

El ejemplo más reciente es Once upon a time donde varios personajes abandonaron la serie incluyendo a su protagonista principal Emma Swan. Eso obligó a los responsables de la serie a terminar la historia principal en la sexta e iniciar una nueva para la séptima temporada aunque solo duró un año antes de ser cancelada. A pesar de ello  mantuvo la calidad en su última temporada gracias a contar con grandes personajes que pudieron mantener el protagonismo como Regina Mills y Rumpelstiltskin pero los fans no estaban dispuestos a ver la serie sin Emma.

De todas estas series se puede sacar la conclusión de que es una idea pésima continuar la serie sin él protagonista principal y más vale terminar la serie por todo lo alto que esperar a que se desangre lentamente. Pero si se desea continuar más vale tener muy bien pensado lo que se quiere hacer o irremediablemente la serie perderá el rumbo dando golpes de ciego hasta que los espectadores se cansen y dejen de verla. También es imprescindible contar con otro personaje que tenga fuerza argumental para reemplazar al protagonista perdido y llevar el peso de la serie. Además hay que contar que si los fans tienen mucho cariño al personaje pueden no perdonar su partida con facilidad y no querer volver a ver la serie, pero eso es algo que no se puede controlar por lo que solo se les puede ofrecer capítulos excelentes para que sean capaz de perdonar esa pérdida. Si la serie sobrevive a todo ésto aún así sufrira una gran transformación y nunca más volverá a ser la misma. El cambio es irremediable.

Conclusiones

Todo eso se traduce en que si Rick Grimes muere vendrán tiempos aún más difíciles para la serie. Rick Grimes es un personaje muy querido para los fans de The walking dead y es el alma de la serie así que sería difícil de perdonar su muerte. Además seguir adelante supondría tener los mejores guiones de toda la serie y las últimas temporadas no han llegado a un alto nivel argumentalmente. Aunque AMC cuenta con un punto a su favor y es el cambio de Showrunner algo que podría darle un aire fresco a la serie y dar nuevas ideas que jueguen a su favor. Pero tener una trama pensada no es suficiente, pues también se necesita un personaje con fuerza argumental para tomar el testimonio de Rick Grimes. Algo que en principio no es fácil y tratar de indagar en este tema podría llevar mucho más tiempo así que para ello haré un artículo analizando a Rick y sus posibles sucesores en un próximo artículo.

¿Qué os parece? ¿Creéis que la serie puede continuar sin Rick Grimes? ¿Qué personaje escogeríais para ser su sucesor y llevar el peso de The Walking Dead?

Lo que esconden las sombras

Lo que esconden las sombras

Lo mejor hubiera sido haberse quedado en la discoteca. Era demasiado tarde como para que andar sola por la calle resultara algo seguro; pero se había visto obligada a hacerlo. Tras una fuerte pelea, su mejor amiga había desaparecido del lugar. Había tratado de llamarla al móvil pero, cada vez que lo intentaba, éste se encontraba fuera de cobertura.

Pasó una hora y luego otra, hasta que por fin entendió que si quería volver a su casa tenía que ser por sus propios medios. Armándose de un valor, que en realidad no sentía, salió a la calle.

Avanzaba lo más rápido que podía por las calles que me separaban de mi hogar. La oscuridad me rodeaba haciendo que con cada paso, un escalofrío me  recorriera la espalda; mientras miro a ambos lados de la calle con miedo de que alguien saliera a mi encuentro. Los altos edificios que me rodeaban no ayudaban en absoluto; me sentía atrapada ante esas altas construcciones de hormigón que proyectan sus sombras sobre mí.

Las únicas luces que iluminan mi camino son las tenues luces amarillas de las farolas; pero tampoco eran un gran consuelo. La mayoría de ellas emitían zumbidos y ruidosos sinuosos que hacían que mi corazón se desbocara, mientras siento como me tiemblan las rodillas. En mitad del trayecto, escuche un ruido encima de mi cabeza; luego la oscuridad me rodeo por completo. Pegué un pequeño grito mientras me separaba del suelo por unos momentos.

Cuando volví a tocar el suelo, me quedé paralizada por unos momentos. Poco a poco, fui capaz de recuperar el control de mi cuerpo; levanté la vista, y vi una farola sobre mí completamente apagada. Le dediqué una mirada de reproche antes de seguir mi camino.

Ya casi lo habría logrado, pero aún quedaba el desafío más difícil: atravesar el estrecho y sinuoso callejón que me separaba de la confortable seguridad de mi casa. Mi cuerpo permanecía congelado, mientras observaba con solemnidad y terror mi hogar al otro lado. Tragué saliva para humedecer mi garganta, que se había quedado completamente seca. Conté hasta diez tratando de imponerme al miedo y avancé por el tétrico lugar que supondría mi salvación o mi condenación.

Nada más di los primeros pasos en aquel callejón, lo pude sentir; algo andaba mal. Hasta ese momento, los únicos peligros hasta ese punto habían sido mi propio miedo, mi imaginación y unas farolas en mal estado. Ahora era diferente; tenía la penetrante sensación de que alguien me estaba vigilando. Miré a mi alrededor y, hasta giré sobre mí misma tratando de captar de qué lugar procedía dicha sensación. No vi nada pero había algo ahí; entre las sombras. Volví a caminar hacia mi edificio cada vez con mayor velocidad, hasta el punto de que me faltó el aire. La fatiga hacía presa de mi, pero no podía detenerme.

Entonces escuche un claro sonido detrás de mi, entre los cubos de basura. Ya ni siquiera  me detuve a mirar. Eche a correr hacia la puerta principal, a toda velocidad. No sentí pasos detrás de mí, pero tuve la certeza de que algo me perseguía a toda velocidad. Pude tocar mi portal con la mano pero, en ese momento sentí como mi perseguidor estaba a centésimas de segundo de atraparme, y cerré los ojos esperando el golpe final.

Un potente grito me hizo volver a abrir los ojos. La oscuridad me seguía rodeando pero ya no me encontraba en aquel callejón; no reconocía el lugar en que me encontraba, pero me resultaba vagamente familiar. Tampoco permanecía de pie.

Me encontraba tumbada en un lugar confortable, o así hubiera sido, si la situación no fuera tan desalentadora: era completamente incapaz de moverme. Ojalá pudiera decir que el motivo era que me encontraba atada de pies y manos, porque sería más fácil de entender. No era el caso. Nada impedía que me moviera, simplemente era mi cuerpo el que no me respondía.

Angustiada, me concentré en recuperar el control de mi cuerpo, pero era completamente incapaz de mover siquiera un dedo. No sé cuanto tiempo pase tratando de moverme, pero era completamente inútil. Cuanto más tiempo pasaba petrificada, más angustiada me encontraba. Empecé pensando que me había dado un fuerte golpe y por eso mi cuerpo no respondía. Me agobie cada vez más; preocupada por si no volvía a ser capaz de moverme nunca. Pero poco a poco, comencé a enloquecer y llegué  a pensar que había caído bajo el maleficio de un demonio, o el hechizo de una bruja. Entonces recordé abruptamente mi paso por aquel callejón y la presencia que me había perseguido; mi corazón se desboco y mi  respiración comenzó a acelerarse hasta ser incontrolable. El terror me dominaba completamente, haciendo que dedicara un gran esfuerzo en recuperar la movilidad. Lo único que logré fue que de mis labios saliera un débil gemido.

Entonces algo corto mi respiración; a través de la puerta cerrada de la estancia en que me encontraba, pude escuchar una serie de gritos y chillidos que mezclaban el terror y el dolor. Eso provocó que numerosos escalofríos recorrieran mi espalda, mientras frías gotas de sudor pasaban por mi frente; a pesar de eso y de que lo intente con tontas mis fuerzas, me fue imposible mover ni un músculo.

Tras unos instantes, que parecieron eternos, los gritos cesaron abruptamente. Al poco tiempo, sentí como una presencia se manifestó en el lugar en que me encontraba; pero la puerta no se abrió, sino que entró a través de ella. La presencia comenzó a moverse a mi alrededor sin pronunciar palabra. Trate de moverme desesperadamente, teniendo la urgente necesidad de alejarme de aquello que me acechaba. Lo único que pude hacer fue pronunciar con voz musitada una palabra: el nombre de Annie.

Eso me pilló completamente de sorpresa. No sabía porque había dicho eso, traté de concentrarme para comprender el significado tras este nombre. No lo logre por falta de tiempo: un rostro que me resultó sumamente familiar, apareció justo encima de mi. Me miró de frente; penetrándome con una frialdad inhumana. Su rostro se veía deteriorado, como si fuera el de un cadáver. Trate de chillar, pero ningún sonido acudió a mis labios. Entonces, lo que antes era una mujer, clavó su uña en mi rostro y bajo por mi mejilla; haciéndome sentir un dolor punzante y algunas gotas espesas de sangre sobre mi piel.

Ahora sí, grité con toda mi alma. Cómo un chillido que sacaba al exterior todo lo que me había obligado a reprimir desde el mismo instante en que me desperté. En ese momento, fue como si hubiera roto un maleficio o hubiera despertado de un sueño horrible. La figura se desvaneció en el aire, y yo recupere el completo control de mi cuerpo.

Me senté mientras me acariciaba la cabeza, tratando de poner en orden mis pensamientos. Por fin, pude reconocer el lugar en que me encontraba: mi propia habitación. Finalmente, la oscuridad retrocedía abatida por los primeros rayos del sol. Amanecía un nuevo día, y yo vivía para contarlo. Pero en el fondo me sentía abatida: otra vez me había sucedido. Algunos médicos lo denominaban parálisis del sueño, pero yo no estaba tan segura. Todo se había sentido demasiado real. Y había una cosa que la ciencia no podía explicar tan fácilmente: el arañazo y la sangre aún se encontraban en mi mejilla.

Compungida, me levanto de la cama y me acercó a mi escritorio. Paso mi mirada por las numerosas fotos que tengo. En algunas, dos niñas sonríen, mientras que en otras esas mismas chicas ahora son mayores, pero siguen sonriendo. Finalmente releeo el titular de un periódico que informa de la trágica muerte de Annie Jenkins; Una joven de dieciocho años que había sido asesinada cuando se vio obligada a volver a casa sola, cuando la persona que la acompañaba había acudido a casa de su novio para recogerlo y se había entretenido más de la cuenta.

Apartó la mirada del periódico, con los ojos anegados de lágrimas. Lo sucedido en mi sueño era real, solo que yo no era a quién le sucedió, si no a mi mejor amiga.

El comienzo de nuestra propia historia

El comienzo de nuestra propia historia

Todas las historias tienen un comienzo. Unas primeras palabras que marcan el principio de la narración sin importar si se trata de una novela un relato o un guión de cine o televisión; las letras que estás leyendo ahora mismo son el inicio de la historia de este blog.

Un nacimiento lleno de esperanza e ilusión que supone un nuevo capítulo dentro de mi propia vida y mi trayectoria personal que a su vez espero que poder aportar algo significativo a tu propia historia, que está siendo escrita mientras lees estas líneas.

Si lo piensas, la vida de cada persona, incluida la tuya y la mía, es una hoja en blanco esperando ser escrita. Algunas personas escriben en ella de manera alocada, yendo de un tema para otro sin ningún control y sin saber qué es exactamente lo que quieren contar. Otras lo saben perfectamente y avanzan deprisa hacia su objetivo sin detenerse nunca ni hacer ninguna pausa por el camino. Mientras que un tercer grupo, en el que me incluyo, tenemos un ritmo pausado, empezamos sin saber exactamente lo que queremos contar pero una vez hemos recorrido un buen tramo y miramos hacia atrás, nos damos cuenta de que inconscientemente siempre hemos ido en una dirección en la que poco a poco, nuestros actos nos han llevado justo a donde estamos.

En mi caso mi camino me ha traído a abrir este blog y usarlo para crear personajes, que a su vez escribirán en sus propias hojas en blanco; con el único fin de entretenerte y proporcionarte un rato divertido con el que puedas distraerte  de los problemas durante un rato.

Ese es el verdadero objetivo de las hojas que aquí encontraras y de los personajes que en ellas conocerás. Aunque también podrás aprender de ellos y con sus pasos descubrir nuevos lugares que explorar; pero eso solo será algo que podrás descubrir durante este fantástico viaje.

Antes de emprender camino me gustaría pedirte un favor y es que recuerdes que eres la única persona capaz de escribir tu propia historia, nadie más lo hará por ti, así que aprovecha la oportunidad y haz que valga la pena. ¡Muchas gracias por leerme!