La prisionera espartana de África Ruh

La prisionera espartana de África Ruh

La prisionera Espartana es una novela romántica histórica escrita por África Ruh, y publicada por la editorial Harlequin. Ya había hablado de esta autora española en la tercera parte de mi crónica sobre el Celsius 232, y también le hice reseña a un libro escrito por ella: La ciudad de los ladrones, siendo la primera reseña del blog.

De hecho la novela me gusto mucho, dejándome con ganas de una continuación; y a falta de una me decidí por leer el nuevo libro de la autora: La prisionera Espartana, aunque siento decir que el resultado no fue tan bueno como el de la vez anterior.

En esta reseña daré mi opinión completa sobre esta novela, explicando mi opinión negativa sobre esta novela y los errores que yo le veo.

Argumento

El argumento de la novela nos presenta a  Cinisca, una espartana que no encaja en la sociedad de guerreros en la que vive. Una sociedad en la que se le exige que se case y actúe como una guerrera, pero Cinisca es diferente pues no le gusta luchar prefiriendo imaginar y contar historias a los niños esclavos en el templo de Afrodita. Es entonces cuando se encuentra con un joven misterioso que le hará poner en riesgo su vida y arriesgarlo todo por un amor que le está prohibido.

Narración

La narración de África Ruh es buena, es en primera persona pero a su vez nos plantea muy bien las escenas y el resto de personajes. Además es una narrativa ágil que permite una lectura rápida y entretenida. La narración es lo mejor de la novela demostrando que África Ruh escribe muy bien.

Estructura

Aunque la narración es ágil, el ritmo podría sentirse lento, ya que no cuenta con una trama principal que lleve la historia de forma fluida y estructurada, más bien nos muestra escenas de lo que hace la protagonista en su vida diaria hasta que poco a poco va surgiendo la trama romántica.

Visión negativa

Por este motivo la historia tarda en arrancar, pero ayuda a presentar a la protagonista y la vida en Esparta. Lastima que el trato que se le da a esta ciudad y su cultura sea el mayor problema de la novela. No se nos presenta de manera natural dejando que los lectores la conozcamos con sus virtudes y defectos, se hace un gran énfasis en las cosas malas, y prácticamente no se menciona nada bueno de ella, logrando transmitir una imagen muy negativa de Esparta. Mi impresión es que continuamente se nos trata de presentar a la protagonista como una pobre chica que está en un lugar horrible, donde nadie de los suyos la entiende o la valora como es, y paradójicamente tanto énfasis negativo logra que quién me termino desagradando sea la propia protagonista. Tal vez esto se vería diluido si, en lugar de una ciudad que realmente existió, se tratará de un lugar original de la autora, pero al tratarse de Esparta se siente que no se escogió porque le gustará o por las posibilidades que le ofrecía para su historia, si no que al contrario la utilizó con el objetivo de criticarla.

Temas sociales

¿Eso significa que la novela no trata temas sociales importantes? Si los trata, pero ninguno que no haya sido usado en muchas otras historias, y de mejores maneras; pues al contribuir con esa imagen negativa de Esparta se sienten forzados. El tipo de bulling que aparece no encaja en la sociedad de la novela, si no con una más actual; y el mensaje de esclavitud también falla cuando se conoce a los Ilotas reales.

Veracidad histórica

Portada de La prisionera espartana
Portada

En cuanto a la veracidad histórica de esta novela pasa algo muy curioso: cuando se comienza a leer parece muy bien documentada, pues usa nombres de aquella época y pone cosas acertadas que da la sensación de que África Ruh trabajo mucho la ambientación. Pero esa sensación se desvanece cuando se profundiza descubriendo muchas incongruencias históricas y mitológicas que afectan desde las cosas importantes para la trama hasta los pequeños detalles.

Para empezar todo lo que se pone de los Ilotas está mal, en la antigua Esparta existía una gran diferencia entre los esclavos y los Ilotas. Para empezar los Ilotas no eran esclavos personales de los espartanos, si no que pertenecían al Estado. Si alguien los mataba tenían que pagar al Estado una gran cantidad de dinero; además el principal trabajo de los Ilotas era labrar la tierra, controlando los medios de producción y recibiendo un sueldo por su trabajo, así que también tenían derecho a tener posesiones. Se dice que recibían un trato muy malo por los Espartanos, pero eso no significa que se les pudiera pisar la cabeza o que se les forzara a llevar harapos o raparse el pelo; significaba que les tocaba realizar los peores trabajos, aquellos que los Espartanos no harían ni muertos. Además de la Krypteia, en la antigua esparta no existía la c, donde un espartano solo con su túnica y una daga tenía que asesinar a un Ilota en el más completo sigilo. Algo que solo tenían que hacer los espartanos que se convertirían en líderes.

Otra cosa es que tampoco existía es la unidad familiar en Esparta, pues todos los espartanos recibían la misma educación, los chicos iban a la Agogé y las mujeres a la Thiasa, no volviendo a ver a sus familias reales. Algo que no se respeta en la novela, donde los padres y el hermano de la protagonista tienen un papel destacado.

El uso de la mitología

África Ruh escritora de La prisionera espartana
África Ruh

Otro aspecto donde también falla es en la mitología, donde acierta en las cosas básicas pero a mitad de la novela se inventa la diferencia entre el amor de Afrodita, otorgándole el amor generoso y desinteresado, y el de Eros, el amor exigente y destructivo; conociendo un poco las historias de estos dos dioses se sabe que no le quedó bien a ninguno de los dos. Por un lado tenemos a Afrodita que en la novela se nos vende como una diosa muy amable, a pesar de que es igual de cruel que el resto de dioses griegos, teniendo un especial interés en destruir a todas las mujeres más hermosas que ella;  además de ser la principal causante de la destrucción de Troya desde el momento en que entregó a Helena a París, provocando todo lo que pasó después debido al amor de ellos dos. En cambio, la historia de amor entre Eros y Psique es de las más bonitas de la mitología Griega y prácticamente la única con un final verdaderamente feliz, historia en la que Afrodita tuvo el papel de villana debido a que Psique era más hermosa que ella. Así que por un lado tenemos a la Diosa que inicio el amor que destruyó a Troya, y por el otro al Dios con una historia de amor puro, que cada uno elija cuál de los dos era el destructivo y egoísta.

En la historia también se romantiza la relación entre Afrodita y Ares, una historia que principalmente es de sexo y pasión. Además cada vez que se toca la mitología es para avanzar la historia para dar un mensaje social, lo que contribuyó a formar mi impresión de que son forzados.

Todo es importante

Soy consciente de que lo principal en una novela romántica es la historia de amor, pero en mi opinión cada uno de los aspectos que se incorporen a una novela deben estar cuidados. Por estos problemas de ambientación, me resultó mucho más difícil meterme en la historia, llegando al punto de dudar de todo dato que aparecía en ella, pues para mi había perdido toda credibilidad al romper el pacto con el lector poniendo cosas que yo sabía que no eran ciertas.

Personajes

En cuanto a los personajes tampoco se pueden decir que sean muy originales, tenemos al prototipo de esclavo en busca de su libertad y a una niña esclava que se nota muy inspirada en Dobby, el elfo de Harry Potter. Además ninguno se siente realmente un personaje de esparta, pero al menos cuentan con una personalidad coherente dentro de la propia historia, y un papel definido dentro de ella.

Cinisca

En cambio, Cinisca sale muy mal parada porque todos los problemas ya mencionados recaen en ella. Está muy cerca de ser una Anti Sue, es decir que mientras a una Mary Sue le sale todo bien sin ningún motivo aparente y todo el mundo la valora, a Cinisca le sale todo mal y es muy rechazada por la sociedad en la que vive. En ningún momento se nos explica porque todo se le da tan mal, o porque tiene una mentalidad tan distinta a los demás, simplemente se nos repite muchas veces lo diferente que es y lo mucho que la hacen sufrir.

Todo esto consigue que se siente más como una adolescente de un instituto actual que un personaje de la antigua Esparta. De hecho hasta el bulling que recibe se siente más de una historia de instituto que de una situación que realmente podría darse en Esparta.

Además al criticar tanto a los espartanos por el trato que le dan a los Ilotas sale muy mal parada, pues se arruina todo conflicto interno del personaje y cualquier posible evolución. Crítica mucho una injusticia social, pero no hace nada para cambiarla, es más se enfurece cuando alguien trata de cambiar esa situación, por no habérselo dicho a pesar de que si algo nos dejaron claro es que Cinisca no es buena guardando secretos, por lo que revelarle cualquier dato importante sería muy arriesgado.

La prisionera espartana de África Ruh

Trama romántica

Por último la historia romántica tampoco es original, es la clásica historia de una mujer de clase alta que se enamora de un hombre de clase baja, incluso lo de que el hombre fuera un esclavo ya se había hecho en la película Pompeya del 2016. Algo que no me parecería mal si la historia realmente aportará algo y todos los elementos funcionarán, siendo una manera interesante de contarla, pero es que en este punto ya deje claro porque no es así.

El final de la historia

Además al final de la historia, [SPOILER] un personaje importante muere aparentemente y la protagonista ya no quiere vivir, pero la situación se remedia al capítulo siguiente cuando resulta que seguía con vida. Realmente la muerte falsa es un tópico muy desaconsejado porque no suele salir bien, y en este caso no es una excepción ya que se sintió como un giro de narración muy gratuito, que en mi opinión no aportó mucho a la trama. [FIN SPOILER]

Conclusión final

Mi conclusión es que aunque no es una novela muy original, sí que tiene una narrativa ágil que podrían convertirla en una lectura entretenida y fácil de leer; si no fuera porque tiene graves problemas de ambientación, que impedirán su disfrute a lectores que realmente les guste la historia o la cultura espartana. Pero obviamente esta reseña está sujeta a mis propios criterios personales, por lo que dejaré el link a la novela para todo aquel que desee darle una oportunidad y formarse su propia opinión:

La prisionera espartana de África Ruh: Aquí.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Eduardo Gómez Cabrera.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Eduardo Gómez Cabrera.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://www.eduardogomezescritor.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.
A %d blogueros les gusta esto: