Drácula: el vampiro clásico

Drácula: el vampiro clásico

Drácula es una novela de terror escrita por Bram Stoker. Existen muy pocas personas que no conozcan a este famoso conde vampiro, por no decir que nadie, ya que esta novela es un clásico de la literatura traducida a prácticamente todos los idiomas. Aunque Bram Stoker no creo el mito del vampiro, ya que es muy antiguo y hasta existían novelas anteriores como Carmilla o El vampiro de Polidori, si que lo popularizó.

No fue algo inmediato pues cuando se publicó pasó muy desapercibida, y no fue hasta que Halmilton Dean la llevó a teatro que adquirió su fama. Desde entonces el personaje de Drácula ha levantado una gran fascinación siendo llevado al cine, a series de televisión y también a otros medios como los videojuegos. Se podría decir que la fama del personaje superó a la de la propia novela. Es por eso que se debería dejar a un lado la concepción cultural, que se tiene del personaje, para centrarse en este clásico literario, olvidando todo lo que sabemos del Drácula cinematográfico.

Argumento 

 

La novela nos cuenta el viaje de un abogado inglés llamado Jonathan Harker a Transilvania para cerrar un acuerdo de negocios. En ese lugar se hospedará en un misterioso castillo donde conocerá al famoso Conde Drácula. Su estancia se tornara cada vez más terrorífica cuando comience a percatarse de cosas muy extrañas sobre su anfitrión.

Estructura 

Seguro que este argumento es conocido por muchos, pero lo especial de esta novela es la manera en que se nos presenta toda la historia: en forma de cartas y diarios de los diferentes protagonistas. Una estructura que me gusto especialmente por el manejo que hace Bram Stoker de ella pues la utiliza para sumergirte mucho más en la atmósfera y la mente de sus personajes. De hecho, ahí algo que me gusta mucho en la estructura de esta novela, y es que los diarios y cartas no están ordenados al azar. Eso hace sentir que toda la novela es como un puzzle colocado de una manera precisa y concreta para que todas las partes de la novela encajen de la forma más impactante para el lector.

Siglo XIX 

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que no es una novela actual, sino una de finales del siglo XIX. Esto lo digo porque la forma de pensar de una persona de ese siglo no es para nada como la de una persona del siglo XXI, lo que implica que en esta novela los personajes muestran unos ideales religiosos y morales que nos pueden resultar desconcertantes si no somos conscientes de esto. Personajes que son muy virtuosos para los estandartes actuales, así como ideas sobre la mujer que resultan chirriantes por ser machistas. Pero aclarando esto, que sea una novela del siglo XIX también tiene algo muy positivo para todos a los que nos gusta la historia, y es que nos traslada a dicha época. La novela nos enseña sin pretenderlo mucho de esa época, como pensaba la gente, como actuaba. Es decir tiene una esencia propia de ese siglo, difícilmente imitable en la actualidad.

Personajes muy bien trabajados 

A pesar de ser una novela epistolar de finales del XIX los personajes son muy buenos y están muy bien trabajados. Realmente son personajes muy creíbles y que te crees lo que les sucede. Sobretodo porque gracias al estilo usado es muy fácil meterse en sus mentes. Destacó especialmente a Lucy y Mina, que son personajes muy bien trabajados y con un papel muy destacado dentro de la novela, en mi opinión Mina Harker es el personaje más fuerte de toda la novela, pues a pesar de la situación en la que se encuentra no se rinde en ningún momento.

Drácula: un gran villano 

En cuanto al propio conde Drácula, me parece un buen villano pues a pesar de que físicamente aparece pocas veces, su presencia se siente durante toda la novela siendo una presencia constante. Es un personaje muy bien trabajado con personalidad propia a pesar de solo dejarse ver desde el punto de vista de otros personajes, es muy poderoso pero también cuenta con debilidades. Aunque en mi opinión deberían haber sido trabajadas de otra forma, pues desde que se descubren la amenaza que ejerce este personaje queda rápidamente anulada, dejando de ser un peligro para los protagonistas. 

Tres arcos diferenciados 

A pesar de su época el lenguaje de la novela es fácil de leer y cuenta con una gran tensión dividida en tres arcos:

-El primero se centra en la llegada de Jonathan al castillo haciendo que la tensión vaya en aumento al mismo tiempo que transmite un sentimiento de peligro y claustrofobia metiéndonos mucho en la mente de su protagonista.

-El segundo acto se traslada hacia Londres presentándonos a Lucy y una trama en la que su vida corre peligro. Todo se convierte en una carrera contra reloj donde el poder de Drácula se siente en todo su esplendor y nos mete mucho más en la sociedad victoriana. Haciendo que cada diario o relato. Avanzando despacio pero con firmeza.

-La tercera trama es directamente la cacería del vampiro, una parte donde se ve como los protagonistas realizan una a una todas las acciones que les acercan a cumplir su objetivo. Aunque en mitad de esta parte la novela se desinfla un poco. Pues aunque todo lo que sucede cuenta con mucho sentido en la trama, siento que el terror se desvanece por completo cuando Drácula pasa de acechar a ser el acechado y perseguido. Siento que Bram Stoker debió resolverlo de otra manera para que a pesar de sus debilidades el conde siguiera siendo un peligro directo para los protagonistas. Además la escena final sucede desde un punto de vista pasivo que nos hace sentir que todo es muy precipitado.

Conclusión final 

Con sus virtudes y defectos Drácula es una novela con una atmósfera muy bien construida, y a pesar de ser del siglo XIX los personajes resultan muy identificables haciendo que sean importantes para el lector. Drácula es un buen villano que hace sentir su presencia durante toda la novela. Drácula es en definitiva una novela que tiene merecido su paso a la historia como clásico de la literatura.

2 comentarios en “Drácula: el vampiro clásico”

  1. ¡Hola Eduardo!
    Felicidades por esta reseña. Me ha encantado. Genial como has desmembrado la estructura de esta gran novela en sus tramas fundamentales. Comparto opinión contigo, los mejores personajes son Lucy y Mina. Son muy completos.
    Un abrazo.

    • Muchísimas gracias, me alegra mucho que te haya gustado como dividí la estructura, ya que era algo que consideraba destacable pero no sabía si lo había hecho con la suficiente profundidad. Me alegra de que sí 🙂

      Me alegra que también te parezcan los mejores de la novela, me sorprendió lo bien desarrollados y trabajados que están.

      Muchísimas gracias por su comentario 🙂

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Eduardo Gómez Cabrera.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Eduardo Gómez Cabrera.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://www.eduardogomezescritor.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.
A %d blogueros les gusta esto: