El error de preocuparse por la opinión ajena

Escribo estas líneas porque llevo mucho tiempo metido en un bloqueo de escritor, pero sobretodo lector. Desde el primer día que me di cuenta de lo que estaba sufriendo no he dejado de reflexionar sobre el tema. ¿Será por este motivo o será por el otro? ¿Será porque me he topado con libros que no me han gustado o será porque ya no siento el mismo interés por este maravilloso hobby que antes me encantaba?

Entonces me tope con una respuesta sumamente interesante que me gustaría compartirles: tal vez sea porque todo este tiempo estuve con un enfoque equivocado sobre el tema. No se trata de los libros, ni tampoco que mi interés se haya reducido, sino de una mentalidad en la que he estado atrapado desde hace un tiempo.

Tal vez se debiera a que comenzaba a leer un libro pensando en cómo podría hacer la reseña sobre dicho libro, algo que en principio no está mal, pues gradualmente me gustaría hacer reseña sobre él. Pero el problema viene cuando gradualmente, poco a poco termina ganando más peso hacer la reseña  que disfrutar con el proceso de lectura. 

¿Y por qué diría qué sucede esto? Pues diría que es por una inseguridad que tenía muy arraigada en mí: el miedo a lo que otros puedan pensar de ese trabajo. El miedo a que la crítica termine siendo una basura o simplemente termine causando un gran malestar en alguien por no ser todo lo positiva que se espera que sea. 

No es un secreto que la naturaleza de las personas es sumamente social, y de ahí que en esta época donde todos estamos conectados el miedo a causar desagrado o lo que piensen de nosotros es más poderoso que nunca. 

Sin embargo, creo que la verdadera libertad es la de aquel que puede vivir su vida sin temor a lo que otros piensen de él. Eso hace que se centre en sus objetivos o como quiere vivir su vida, en lugar de verse limitado a lo que otros esperan o piensen de él. Actuando siguiendo sus propios principios  y de la manera que esa persona crea correcta porque es lo que siente que debe hacer, en lugar de ser simplemente un borrego que sigue a las masas. 

En el caso de la escritura es sencillo; y es un consejo que lleva ahí mucho tiempo, escribir para nosotros mismos y no para que alguien lo lea o supuestos lectores. Cuando el trabajo esté hecho entonces podremos pensar a quién le podría resultar interesante leerlo, pero no antes. 

Sino te pasa como a mi con las reseñas; ya no se disfruta del proceso de escritura, de crear historias fascinantes, solo te bloqueas por las personas que puedan llegar a leerlo, o como mínimo que el acto de escribir pierda peso en detrimento de la publicación.

Y como dije es un consejo que ya había escuchado mucho con anterioridad, pero es algo que se escucha y se entiende pero que realmente no comprendes su verdadero significado hasta que la propia experiencia te hace interiorizarlo. 

En mi caso personal me limita mucho preocuparme por lo que otros opinen, aunque no es algo que digas: “ya no me importa que puedan pensar de mi” es algo que lleva tiempo, pero espero mejorar en este aspecto para centrarme en escribir sin preocuparme porque otros lo terminen leyendo, solo disfrutando del placer de hacerlo. 

Lo que eso implica para el blog es que voy a seguir publicando en el blog, pero ya no volveré a preocuparme de tener las reseñas listas para cumplir con un periodo de publicación fijo.  Simplemente trataré de retomar el gusto por la lectura sin preocuparme de la reseña y cuando tenga una nueva reseña o algún otro tipo de contenido simplemente lo publicaré para que puedan disfrutarlo. 

Cuídense mucho en estos días y muchas gracias por leerme. 

1 comentario en «El error de preocuparse por la opinión ajena»

  1. ¡Hola! Como escritora, estoy completamente de acuerdo contigo en que debemos escribir para nosotros mismos, sin embargo, esto no es lo que se le dice al escritor hoy en día. Con el marketing en la mente, creo que en el 100% de los cursos, charlas, artículos, etc., sobre cómo vender más libros y tener más éxito como escritor es, precisamente, no escribir para ti, sino para el mercado. Yo, desde luego, no estoy de acuerdo. Comencé escribiendo lo que quería leer y, no seré una superventas, pero soy feliz con lo que hago. Como escritora también, te digo que cualquier reseña que recibo como escritora la agradezco; sea positiva o negativa, corta o larga… que alguien haya dedicado su tiempo a leer mis libros y reseñarlos, ya se merece, como mínimo, un «muchísimas gracias». No te desesperes por la opinión pública, no hay que obsesionarse con ella. Yo aprendí hace mucho tiempo -y no de la mejor forma- que la opinión que debe importarte es la que tú tengas de ti mismo y la de la gente que te importa. La de los demás, sobra. ¡Saludos!

    Responder

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Eduardo Gómez Cabrera.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: